Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Mató a 42 personas, entre niñas y mujeres, para beber su saliva y obtener "poderes especiales"

Un multihomicida, llamado Ahmad Suradji, quería ganar "poderes", para eso masacró hasta 42 niñas y mujeres. Finalmente, murió fusilado tras ser sentenciado a pena de muerte.  

De acuerdo a la información reseñada en portal web de El Heraldo, la idea de matar a las mujeres surgió luego de que el fantasma de su papá se lo sugirió.  

LEER TAMBIÉN: MATÓ A SU PAREJA A PLENA LUZ DEL DÍA EN UNA PIZZERÍA Y LUEGO SE QUITÓ LA VIDA

El asesinato de 42 niñas y mujeres los cometió entre los años 1986 y 1997. Lo que se sabe, es que era creyente de que lograría obtener poderes especiales, si bebía la saliva de sus víctimas mortales.  

Suradji era un ganadero que pasaba sus días ordinarios hasta que recibió la visita, dijo, del fantasma de su padre para hacerle la mencionada revelación.

De acuerdo a sus declaraciones, su progenitor, en sus sueños, le dijo que necesitaba beber la saliva de al menos 70 mujeres para poder convertirse en un sanador místico. 

"Mi padre no me aconsejó específicamente que matara gente. Así que estaba pensando, me tomaría años si tuviera que esperar para conseguir setenta mujeres", afirmó Ahmad Suradji citado en el rotativo británico Daily Star. 

Producto de las investigaciones, se supo que el modus operandi del asesino era llevar a las mujeres y niñas al campo donde cosechaba las cañas de azúcar con el pretexto de llevar a cabo ahí la sesión espiritual. 

¿CÓMO EJECUTABA LOS ASESINATOS?  

El hombre les pedía a las mujeres que cavaran un hoyo en la tierra, en los cuales, una vez terminados, les ordenaba que entraran en ellos para quedar sepultadas de su cintura para abajo para comenzar con las sesiones espirituales.  

Una vez que los cuerpos estaban inmovilizados, Ahmad Suradji las tomaba por el cuello para comenzar a estrangularlas, mientras que posteriormente se bebía la saliva de las mujeres que quedaban a voluntad del multiasesino.  

Su ola de crueldad llegó a su fin, cuando la policía encontró el cuerpo sin vida de una joven, de 21 años de edad, dentro del campo de caña de azúcar. El conductor de un automóvil informó que tres días antes del homicidio de la chica, llevó a la víctima a la casa del “sanador”.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados