Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

¿Juzgas o criticas el cuerpo o la imagen de otros?

Muchas veces no medimos el daño que hacemos…

Por María Laura García 

Esta semana hablé con la psicoterapeuta y especialista en conducta humana, la Dra. Mercedes Schnell (@dramercedeschnell), precisamente sobre una conducta que los expertos han denominado “Body Shaming” y que no es más que esa mala costumbre que tenemos de juzgar el cuerpo o la apariencia del otro, situación que se ha exacerbado con el uso de las redes sociales en las cuales todos nos exponemos.

Este término anglófono, “Body Shaming” significa, cuestionar, avergonzar o burlarse de alguien por la apariencia de su cuerpo o por cómo luce. Esta es una práctica que podemos experimentar ciertamente en la vida real, fuera de las redes sociales, pero sin duda, está mucho más extendida en éstas, porque en las mismas la mayoría de las personas señalan constantemente las “imperfecciones” físicas y de imagen, de todos, mujeres y hombres.

La gente irresponsablemente se siente con el derecho de actuar como un juez todo poderoso y envían mensajes sobre aquello que, según su opinión o gusto, “no están bien” de nuestro cuerpo e incluso se atreven a decir qué “deberíamos” cambiar.

¿Sabrán el dañó que pueden ocasionar?

El “Body Shaming” puede acarrear graves consecuencias psicológicas y emocionales en los afectados como, por ejemplo, ansiedad, inseguridad y trastornos de conducta alimentaria, como la anorexia nerviosa o la bulimia, cada uno de estos problemas acompañados de un sentimiento de insatisfacción permanente.

La gente no mide lo que sus comentarios críticos provocan en la mente de otros y no se miden para expresarse con respecto a los que le rodean. Eres de los que a tu amiga u a otros le dices: te veo mas gorda, me gustaba mas como te quedaba tu otro corte de cabello, te veo descompuesta ¿te sientes mal? (cuando pudieras preguntar únicamente ¿cómo te sientes?), etc... Si tu con tu opinión no vas a mejorar las cosas, para que herir la susceptibilidad de los demás. ¿Qué ganas con ello?

¿Por qué abrir la boca o escribir para decir algo malo, que no va a cambiar ni tu realidad, ni la del otro? Con ese tipo de reacción, solo podemos generar inseguridades y afectan la autoestima; más mostrar lo malas personas que podemos ser.

Tips para evadir el daño del “body shaming”

1. Valórate, quiérete como eres. Tu cuerpo es tu templo así que cuídalo y por no ser lo que nos venden los medios de comunicación como “hermoso”, no es menos bello. Considera que únicamente es distinto a lo que nos quieren imponer y que ni siquiera se sabe si es real o no; o si solo es producto del ángulo de la foto o el Photoshop. Debemos, todos los días, trabajar nuestra autoestima, para protegernos de opiniones externas con respecto a nuestro aspecto físico.

2. Tanto en nuestra vida cotidiana como en las redes sociales seamos cuidadosos de omitir opiniones sobre otros. Cuando tengas ganas de “criticar” pregúntate lo siguiente: ¿Ese ser humano va a poder cambiar con lo que le vas a decir en menos de 5 segundos? Por ejemplo: ¿Tiene un pedacito de vegetal en el diente y si se lo dices se lo puede quitar? Entonces adelante coméntaselo, porque lo podrá solucionar. Si no ¿Qué sentido tiene? Pues en mi opinión, solo hacer daño.

3. También debemos estar en capacidad de identificar los comentarios mal intencionados o indiscretos que otros tengan para con nosotros, y así nos resbalen. Además, a ese tipo de personas también debemos hacerles entender lo que nos hieren o perturban sus opiniones NO solicitadas, para que la próxima se ahorren sus criticas solapadas, intencionales o no. Es nuestra total responsabilidad, construir nuestro círculo de personas que nos sumen y que nos valoren como somos, es decir, que no vivan de lo físico.

4. Asume y concientiza, de una vez por todas, que lograr o tener un “cuerpo o imagen perfecta” es algo irreal. No lo busques, nuestro cuerpo, el que nos dio Dios, es el perfecto para nosotros. No te frustres e intenta sentirte bien con lo que tienes. Esta problemática también pudiera combatirse frenando y controlando el bullying en los colegios y el resto de los entornos. Debemos concientizar la importancia de transmitir el mensaje correcto desde los primeros años de vida, incluyendo a todos los miembros de la familia, la sociedad, los medios de comunicación y, sobre todo, en las redes sociales.

En síntesis, evita el “body shaming” con estas 3 reglas:

  • No critiques ni emitas juicios de valor a nadie por su apariencia.
  • Hablar siempre con respeto de otros, sin apodos u ofensas a su físico.
  • Si no vas a resaltar cualidades de la personalidad del que tienes al frente o de su cuerpo, permanece callado.

Espero que mis palabras de hoy te ayuden a vivir con mayo salud emocional o te permitan adoptar un comportamiento mas generoso y gentil con otros.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados