Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los padres también son responsables de su fertilidad

Por el Dr. Ricardo Soto-Rosa

Elías González se mecía suavemente en la mecedora de paletas, mientras conversaba con su hermano menor y un cuñado en el patio trasero de la vieja casona. Empuñando una jarra de barro helado, con la espuma rebosante de la primera cerveza, la aproxima con gran determinación hasta sus labios sedientos.

Abrió la conversación preguntando a su hermano Luis “cómo estaba el tercio aquel de la esquina de Miracielos, que hacía las diligencias en la oficina”. Luis comenzó su relato con un gesto de preocupación, “ese hombre se perdió con unos centavos que le prestamos para un tratamiento de fertilidad”.

El tercio en cuestión respondía al nombre de Alfonsito quien después de varios años de matrimonio no lograba embarazar a su amada Regina, hija de unos migrantes de las Canarias. Alfonsito acudió a varios médicos y después de practicar muchos exámenes costosos y dolorosos a la pobre Regina, no encontraban ninguna anormalidad. Razón por la cual le solicitaron practicar un sencillo y económico examen llamado Espermatograma que reportó que sus espermatozoides eran “muy lentos y flojos”.

¡Alfonsito, era el del problema!, siendo referido a un especialista de fertilidad quien al interrogarlo encontró diferentes costumbres relacionadas a esta condición. Entre otras, era un fumador empedernido, se deleitaba con largos baños de agua caliente y cada vez que tenía oportunidad se pasaba unos días en las aguas termales de Puerto Cabello.

Otra de las aficiones era hacer parrilladas con sus amigos, encargándose de atizar los carbones y tomar hasta emborracharse los fines de semana. Le recomendaron cambiar todos esos malos hábitos, pero eso era mucho pedirle.

Al examinarlo, el médico encontró la presencia de varices en las venas que drenan a los testículos, lo que se conoce con el nombre de varicocele. La solución era operar, pero Alfonsito no disponía del dinero. Recurriendo a todos sus conocidos, entre ellos Luis, solicita préstamos por distintas cantidades, reuniendo solo la mitad del monto necesario.

Alfonsito decidió que su mejor opción era apostar ese dinero en el hipódromo y ganar “hasta para la canastilla de niño”. El domingo en la mañana salió de casa vistiendo traje blanco corbata y sombrero, ya había estudiado la gaceta, escogiendo al ejemplar Mil Amores, favorito de la primera válida de ese día.

Llegó a la taquilla muy confiado y apostó todo aquel dinero prestado, fumando un cigarrillo se fue a la tribuna donde pidió un trago de ron mientras se daban los preparativos. De pie contempló con unos Largavistas el cuadre de los caballos. Unos minutos después se dio la partida escuchando al narrador decidir “Mal para Mil Amores que hace extraños y se queda en el último lugar”…Alfonsito no perdía la esperanza pero desde el principio todo salió mal…

Salió desconsolado y abatido, se alejó del hipódromo donde se esfumaron las esperanzas de ser padre y con gran vergüenza se mudó de ciudad donde nadie lo conociera. Allí empezó el cambio de Alfonsito, dejó el cigarrillo, el alcohol, las malas juntas. Decidió bañarse con agua fría y nunca más dejar calor alguno cerca de sus testículos.

Un nuevo amigo, hermano de un enfermero le consiguió cita en un centro asistencial público que estaba haciendo jornadas de intervenciones quirúrgicas, logrando incluir a Alfonsito en la lista del mes siguiente, donde finalmente fue operado, eliminando el varicocele.

Cuatro meses después fue evaluado con nuevo Espermatograma evidenciando el cambio significativo en la calidad de sus espermatozoides, y unos meses más adelante su amada Regina ya estaba barrigona.

Unas semanas posteriores al feliz nacimiento de su heredero, Alfonsito muy responsable regresó a Caracas para honrar las deudas contraídas, prometiendo que jamás cometería los errores del pasado y le daría el mejor de los ejemplos a su pequeño, siendo un hombre honesto y responsable.

Un feliz día para todos los aquellos quienes asumen con dedicación y entrega, la maravillosa experiencia de ser padre

Para conocer más sobre este tema visita en la red social Instagram @Drsotorosa.

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

LO QUE ES TENDENCIA

Artículos Relacionados